lunes, 9 de abril de 2007

L'amore della morte vivente

Dicen que para gustos los colores, ¿pero qué ocurre cuando uno se sume como una puta a los consabidos juicios preestablecidos de siempre? Que algunos realizadores muestren síntomas de agotamiento y desbarajuste en sus obras en un momento dado a su dilatada carrera profesional en el medio, es indudable, puñados de ejemplos tenemos, pero uno de ellos se le suele achacar erróneamente a Lucio Fulci, ya sea por detractores o por muchos de los que defienden y paradójicamente respetan la etapa por la que a éste se le conoce como el rey de lo zombis y las tablas de carnicero en su país natal. Lo pienso y no me hace falta romperme mucho más los cuernos para llegar a la conclusión de que esto es debido a algo tan estúpido como el repentino cambio profesional del Maestro a merced del éxito internacional del Zombie de Romero, encima producción de uno de sus colegas/competidores, Dario Argento.

Nueva York bajo el terror de los zombis no sólo marco un hito en el cine de horror en todo el mundo, sino que también supuso el hogar y auténtico estilo de Fulci. El revolucionario prodigio de Romero y Argento no fue más que una excusa: Fulci encontró por fin el modo idóneo para plasmar su idiosincrasia plástica en el celuloide, de tratar los temas que le enloquecían y abordar éstos como le apeteciera, harto ya de servir a la industria con westerns, comedias, dramas… aunque también es cierto que con algunas de sus obras de finales de los 60 y principios de los 70 se acercó a los géneros que se dedicaría en exclusiva pocos años más tarde. Y fundamentales son en éste sentido Una lagartija con piel de mujer, Una historia perversa y Angustia de silencio, tres giallos magníficos, y en el caso del último, magistral, imprescindible.

¿Qué puto sentido tiene entonces defender al Fulci gore con las mismas herramientas con las que lo atacan sus detractores? “Ese tío antes sabía dirigir” ¿Cómo? “Hizo Colmillo blanco para toda la familia, algunas comedietas bien hechas y con cierta gracia y unos cuantos westerns de los que destaca Los cuatro del apocalipsis, casi como un Grupo salvaje italiano, pero ahora hace terror, sofcore, giallo y gore y mola/no mola”. “Se le fue la olla con el cine de terror cochino y descuidó la puesta en escena y la sintaxis narrativa, pero mola/no mola”. “Qué jena la puta mierda del zoom, el equivalente italiano de Jesús Franco, pero cómo mola/qué asco”.


O una cosa o la otra, hijoputas descerebraos, no le deis la razón a ese crítico que no le toca y se la trae floja todo aquello que huela a sangre y descomposición (general), que siempre es una y otra vez lo mismo, y por favor, un poco de criterio: si nos atenemos a razones técnicas, de banda sonora, de un guión que sirva como soporte para un despliegue visual único y de un presupuesto (escaso o no) bien invertido, las mejores obras de Fulci son sus locuras de zombis, maníacos putrefactos encerrados en sótanos, absurdos sobrenaturales, destripadores sueltos en yanquilandia y plagios delirantes de éxitos comerciales importantes. ¿Que por qué? Yo os diré por qué, despistados de los cojones: Sergio Salvatti es un mago de las luces y las sombras, Gionetto de Rossi un soberbio artesano de las vísceras, Fabio Frizzi un músico extraordinario y singular, Dardano Sacchetti un guionista excepcional más inteligente de lo que habitualmente se cree y Fulci un experto y lúcido cultivador del lenguaje cinematográfico en todas sus vertientes. La prueba de ello está a la vista de todos, bastan más palabras, y te guste o seas capaz de verla o no, ahí está, marcando tendencias, infundiendo odios y pasiones… En resumidas cuentas, autenticidad, tripas, corazón… y algo más, seguro.

A todo esto, soy feliz:


¡Más, por favor, más!

5 comentarios:

Tones dijo...

Me complace ser el primero en comentarle. Mañana le linkaré desde el Focoblog, que hoy tengo que terminar de pelearme con Norman Bates. Y cuénteme: qué tal esta edición. ¿Decente? Me han dicho que no está nada mal, pero yo ya no me creo nada...

Toby Dammit dijo...

Me alegra mucho. Ya sé que es más bien poco original un blog así, pero a mi eso me importa una leche. Es más, lo considero hasta necesario, tanto para mi como para los lectores. El cine fantástico italiano fue muy importante y... uah, no, no me enrollo, dejémoslo, que para eso ya está este blog.

Aún no conozco esa edición de Zombie 3, pero parece cojonuda. No creo que nadie se atreva a cambiar nada de esa película, para empezar porque nadie sabría cómo. De hacerle algo, lo más seguro es que le hayan limpiado la carita y mejorado el sonido. Yo confío en ésta edición, como con la de El diablo se lleva a los muertos (!!!!) y esa rareza de Ricardo Fredda que es Estratto dagli archivi segreti della polizia di una capitale europea, ambas también de la misma colección.

Sr. Anónimo dijo...

Yo aún sigo en estado de schock despues de ver, hace un par de días, "La conquista de la tierra perdida". ¿Qué coño era eso?. ¿Por qué extraños universos andaba perdido el bueno de Fulci en aquella época?. Yo creo que se merece un artículo, ¿no?.

Yo ya le tengo echado el ojo a la edición esta, y cae seguro.

Toby Dammit dijo...

Jia, jia, jia!! Está usted hablando con un maníaco de esa lindeza fulciana. Naturalmente que se le dedicará un artículo. Si ha venido a parar aquí en busca del Fulci perdido, prepárese, estoy anímicamente casado con este señor muerto viviente.

Sr. Anónimo dijo...

Pues se lo agradecería, porque me ha parecido una obra maestra absoluta.