lunes, 29 de octubre de 2007

La Europa Zombi Moderna

La definimos a través de una sola película. No es necesario que se cuelen obras maestras fulcianas como Paura nella città dei morti viventi o Zombi 2, tampoco imprescindibles divertimentos litúrgicos como los Demons de Bava hijo o singularidades como La Chiesa. Para nada. Zombi 3, cuya fama acarreada parece atribuida solamente a su “pedestre calidad global”, idea estúpida y franca y descaradamente errónea, es la comedia grotesca de acción y zombis en la que su ambivalencia triunfa sobre los juicios negativos que de ella hacen miles de aficionados y supuestos defensores del cine de Fulci y la escuela del horror italiano en todas sus vertientes. Pero si la palabra de esta gente fuera realmente cierta, Zombi 3 sería, obligatoriamente, una de sus películas de zombis favoritas, aún ésta con su condición de humor petardo, a menudo tosco, la mayoría de las veces absolutamente genial y chusco hasta la asfixia.

Si preferís llenar de medallas a subnormalidades más o menos graciosas como Redneck Zombies u otras perlas del absurdo tan estúpidas como aburridas de la Troma, negándole virtudes a Zombie 3 al tiempo que la humilláis con vetustos y obsoletos escarnios, entonces es que 1) no habéis visto esta sin par maravilla terminada a trompicones por dos autores del fantastique descerebrado como lo eran Lucio Fulci y Bruno Mattei, escudándoos con tercas opiniones ajenas, 2) mirabais, condicionados por los demás, hacia otro lado por miedo a que terminara gustándoos o algo así, y 3) el brusco cambio de la peli respecto a las demás obras de Fulci y el conocimiento de que éste fue uno de sus detractores más sonados os cegó ante la obra maestra de la acción delirante y el humor gore que pasó desapercibida por vuestros huraños ojos.

En términos de montaje, realización y escritura, Zombie 3 merece su justo puesto de honor al lado de los mayores logros zombiescos del spaghetti-gore. Fue un crepuscular y desmadrado mazazo a la tradición de la exploitation italiana, guiñándole el ojo al Sam Raimi de Evil Dead y adelantándose a los zombis atletas tan solicitados en los tiempos de hoy, verbigracia las piruetas formales con cabezas cortadas de zombis saliendo disparadas a toda velocidad para acabar mordiendo carnes en primeros planos y mezcla de zombis mongólicos y los que van con mucha más prisa. La película de zombis italiana definitiva que cerró la oleada de imitaciones de otras imitaciones a golpe de sarcasmo y circunvalación del horror postmoderno. Fulci o no, que al final resulta que sí lo es, Zombie 3 nace, involuntariamente, si queréis, aunque yo creo que no, de una necesaria conciencia de romper con todo. Se consiguió.

3 comentarios:

Tones dijo...

Siempre he creido que Zombie 3 es la película de zombis italiana que acabó con el cine de zombies italiano, y por eso es valiente y aguerrida. Para mattar un género a la que una misma pertenece hay que tenerlos cuadrados y, joder, Zombie 3 los tiene icosaedrales.

Tío Marvin dijo...

Yo no entro en si es buena o mala, sólo sé que es de las que más me he reído y mejor me lo ha hecho pasar, es deliciosamente absurda

Andrés HH dijo...

La mano con ojos. Adorad a la mano con ojos.