lunes, 18 de febrero de 2008

Dulces sueñecitos, Lenzi

Pues los tiene bastante gordos este Lenzi. 7 Orquídeas manchadas de rojo o Caníbal Feroz son las primeras películas de género de Lenzi que a la gran mayoría de aficionados a la sangría latina les viene a la cabeza como las más regocijantes y conseguidas de su director. Esta peña, o no ve tres en un burro o no tiene ni puta idea. Debería preguntarse por qué La invasión de los zombis atómicos es el Lenzi-exploit más popular junto a Caníbal Feroz. Algunos mequetrefes hasta la ven como una divertida comedia alocada y cutrona de la Troma, pero la, con el tiempo, tiránica y nefasta compañía del payaso de Lloyd Kaufman jamás alcanzó semejantes valores en lo cinematográfico, ni siquiera con la magistral Combat Shock, peli de absoluto culto que muy poco tenía que ver con los refritos de sexo descerebrado, humor idiota y violencia de tebeo de los que siempre ha hecho gala la inefable productora yanqui. Claro que muchos que osan decir eso ni han visto la peli, dejándose guiar por el caspitrónico título. Si para el que esto escribe Apocalipsis Caníbal ya le parece uno de los puntos más álgidos del spaghetti-zombi, decidme a mí cómo he de pensar de La invasión...

Si miramos atrás y recordamos la era de los videoclubs de barrio saturados de ediciones de José Frade en VHS, entre otras muchas jocosas ediciones fantasma de pelis de horror directas a video o no, aunque siempre partiremos de la idea de que el ser humano ha sido igual de feliz le tocara la época en que le tocara vivir, hoy nos damos perfecta cuenta de que el dvd nos está mostrando películas que, en su día, recibieron un trato pésimo de presentación: formatos mutilados, siniestrísimas e incomprensibles censuras, copias deplorables con sonido infecto cuyas imágenes cascadas casi imposibilitaban apreciar (esos horrendos clareados pensados para televisión, por ejemplo), apenas, la foto del negativo original... La visión del espectador, entonces, se vio truncada por cojones. A veces, ni podíamos intuir la calidad, si la había. Pero eso se acabó, hostias, que no me venga nadie ya a enmierdarme estas grandes obras de lo petardo y el Zine de valientes con sus crueles y ruines palabras, desgraciaos desalmaos.

La invasión... fue la fuente de la que a gusto mamó la monumental Zombie 3, y uno de los mayores logros del cine de zombis italiano (y español, caray, y español) de los 80, asumidos todos sus numerosos y exquisitos defectos técnicos, sobre todo de racord. No tratamos con una peli de zombis pro-Romero o pro-Fulci, es como el padre bastardo de 28 Días Después, y ya no lo digo porque se traten de contagiados por los típicos experimentos químicos o gases nucleares, sino por la movilidad y actitud de los mismos, ágil, militar y veloz (son, prácticamente, bandas organizadas empecinadas con mordernos el culo y dejarnos secos, adelantándose, de esta manera, a la propia La Tierra de los Muertos). Está bien, está bien, los efectos especiales son, casi siempre, bastante pobres, pero el ritmo y la acción constantes, la cantidad de gore y violencia salvaje gratuitos, lo pretendidamente sublime y culto de su guión (que no es otra cosa que un desmadre deliciosamente hilvanado con el culo) y el estupendo y profesional hacer de un muy inspirado Lenzi tras las cámaras te dejan planchado hasta el genial final, que muchos acusan de manido y tontorrón, cuando parecen perderse, los muy capullos, una tan poco sutil como gratificante y desconcertantemente maravillosa muletilla del principio del fin, vía meta-realidad que, ridículamente pero no por ello menos convincente, pasa del subconsciente a lo puro consciente; vía una mala leche que la flipas y vía tu puta madre. Un clásico, pero rotundo. Algo inolvidable.

De regalo, un imprescindible enlace coleguil.

6 comentarios:

benq dijo...

No hace falta cagarse en Dios, pedazo de bestia.
Lo demás bien.
La Invasión de los Zombies Atómicos, uaaaaaaa.....

Toby Dammit dijo...

Tienes razón. Estos zombis se nos comen y además son soeces, si hablan. Una vergüenza.

gañán dijo...

¡Si señor! ¡una película con dos cojones y un rabo! como las de antes.
Memorable la secuencia del parque de atracciones de Madrid escalando la montaña rusa.
CULTO!!

Hellhammercito dijo...

"La invasión de los zombis atómicos" es una de las películas más entretenidas que he visto en mi vida, no aburre en ningún momento, acción a raudales, tetas porque sí, porque queremos verlas y punto, unos diálogos pseudointelectualoides soberbios y un giro de guión al final de la película, que no desvelaremos para quien todavía no la haya visto, que en teoría sería un fallo de guión como un pino, pero que aquí consigue un efectismo que ni los más potentes directores de la historia del cine habrían conseguido, a mí personalmente, me hizo levantarme del asiento y no puede por más que aplaudir la genialidad de un Lenzi en estado de gracia.

Estuvo acompañada la sesión con un par de películas a revisar, la primera "La Secta" del Soavi, la revisión hizo que perdiera todo el aprecio que tenía de ella, ahora me ha parecido un bodrio.

La otra "Children shouldn't play with dead things" de Benjamin Clark con el Orsby, hay que sufrir la película y a los gilipollas de los protagonistas, pero merece la pena para llegar al final.

Y en cuanto al Señor Fulci, que veo que usted aprecia, al igual que mi persona, descubrí tras la decepción que supuso una impersonal, pseudoargentiana y aburridísimoa "Aenigma" (sólo se salvan los primeros cinco minutos, y ver un poster de Rocky con un caracol asesino reptando por él), apareció ante mí una joya del Giallo en mayúsculas, "Siete notas en negro", simplemente soberbio, patada en la boca.

A ver si eres capaz de defenderme "Aenigma" te reto.

Toby Dammit dijo...

Aenigma me divirtió mucho. Sí me gusta. La he visto un par de veces, aunque reconozco que es incomparable al mejor Fulci. Pero es de lo mejor que hizo a finales de los 80. Mucho mejor que Demonia, por ejemplo, que aquella, aún con un planteamiento interesante llenito de mala idea, sí era un bodrio que el propio Fulci repudiaba.

Siete notas en negro es la leche, sí, pero como vuelvas por aquí metiéndote con La Setta de Soavi te convierto en filetes de carne ahumados.

Anónimo dijo...

No sé cuánto tiempo tendremos que esperar para que salga una edición decentilla de La Invasión... y de Aquella Casa al lado del Cementerio (mi Fulci favorito), también me gustaría mucho que saliera "Terror en el Mar Egeo" del inefable D'Amato, pero eso me parece que ya es mucho pedir.

¡Un saludo ragazzinnos!