domingo, 3 de febrero de 2008

Canale Fulci (2/5)

Lucio Fulci era uno de los mejores directores de la historia del cine corrupto, un desperdigado en la charcutería de primera, un gamberro con un sentido del humor bastante enfermo. Un loco adorable, al que era imposible no querer desde nuestra más profunda idiosincrasia cinéfaga. No es el fetiche de baja estofa que identificamos con el cine de horror más cojonudo, es la prueba muerta viviente de que éste es aún más cojonudo como lo fue nunca gracias a él.

Quando Alice Ruppe Lo Specchio (Touch of Death, y conocida aquí como La Sombra de Lester) es un gore chapucero encantador y una comedia cerda para zumbados de vuelta de todo. Otro de sus telefilms sin perdón de dios y, probablemente, el mejor. Maníaco homicida tritura victimas con sierra mecánica para luego ponerse las botas con los restos aprovechables; sus gatines también aprovechan los manjares preparados de su amo. Como tontos. Ya nada que ver con el giallo, y sí con un despropósito que asume, no sabemos si a ciencia cierta queriendo, sinrazones surrealistas que dejan entrever el real trastrocamiento de cerebro de Fulci. El gore, al grano, es el motivo primero de este muy simpático absurdo, perverso pero cachondo, brutal pero caricaturesco. Muchas de sus escenas súper-sangrientas fueron utilizadas luego para la imprescindible Un Gatto Nel Cervello, la egomaníaca y ridícula obra maestra de Fulci.

Comedia alocada voluntaria desde el comienzo, ojo, la ya muy informal, demasiado, realización de un Fulci apresurado y decadente paradójicamente suple los inconvenientes de un guión pésimo (incluso para una comedia tan consciente de serlo), cuya conclusión final deja boquiabierto al espectador, pero de vergüenza. Se disfruta en lo global, no me entendáis mal, que su vena sucia y undergrún y sus gags surrealistas aventajan el remolino tromático que aún estaba por llegar. Un Fulci parece ser que amargado, parece ser que cagándose en tu puta madre. Un puntazo.

1 comentario:

Tío Marvin dijo...

Me está gustando esta recuperación de la etapa más decadente de Fulci,de cuando estaba en plena forma aún me keda por ver "El estrangulador de Nueva York". Saludos